Social Boost PR
6 errores

Decidiste tomar acción y comenzar a posicionar tu consultorio en el mundo digital. O quizás aún lo estás considerando y estás buscando las razones para hacerlo. Podría ser que ya lleves algún tiempo haciendo publicaciones en las redes sociales, blog o podcast, o tienes un website y no ves resultados.

Cualquiera que sea tu situación, quiero contarte cuáles son esos 6 errores que debes evitar para tener éxito haciendo el marketing de tu consultorio.

No tener planificación

Lo he leído incansables veces y lo he repetido muchísimas, sin embargo, no hay nada más lejos de la realidad de que sin un plan, lograr un objetivo es cómo disparar al universo a ver si le das a una estrella. Un plan de marketing es ese mapa en el que evalúas tu consultorio, cuáles son tus fortalezas y debilidades, evalúas tu competencia, tu presencia actual, estableces un presupuesto y las estrategias que llevarás a cabo.

Por otro lado, está el plan de contenidos, que usando el plan de marketing como guía, este te ayudará a crear un plan estratégico del contenido que publicarás en tus diferentes canales para lograr los objetivos que estableciste (lee aquí cómo hacer un plan de contenidos).

No tener una estrategia

Antes de entrar en este detalle, es importante que tengas presente que están las estrategias y las tácticas. Una va de la mano de la otra. Por ejemplo, tener un sitio web es una estrategia, mientras que utilizar técnicas de SEO y palabras claves son las tácticas.

Ahora que ya tenemos esto presente, podemos entrar en más detalles. Visualízalo de esta forma, la estrategia es tu mapa en el que encontrarás cuáles son los pasos que tienes que dar para llegar a tu destino. Los pasos serían las tácticas que usarás para alcanzarlo.
(Lee aquí algunas ideas de estrategias de marketing digital para proveedores de salud).

No entender a tu audiencia

La audiencia no es nada más y nada menos que a quien le diriges tu mensaje. Esta parte es sumamente importante, ya que podrías estar llevando el mensaje equivocado a la audiencia que necesita de tus servicios. Detente un momento y visualiza a ese cliente que quieres que visite tu consultorio. Cuál es su profesión u oficio, cuál es su rango de edad, como es su día, qué cosas usa, cuáles son sus problemas y más importante aún, que soluciones tienes para ese problema.

No tener un presupuesto objetivo

El presupuesto no necesariamente tiene que ser miles de dólares, lo importante en esta parte es entender que de acuerdo a lo que estés dispuesto a invertir, serán los resultados que tendrás. Por ejemplo, si esperas tener cientos de interacciones y resultados rápidos, debes tener un presupuesto bastante considerable. Si, por el contrario, estás dispuesto a crecer objetivamente (recuerda que lo que rápido llega, rápido se va) te puedo decir que con una inversión de anuncios tan mínima como $1 diario es más que suficiente para comenzar e ir aumentándolo paulatinamente.

Si luego de evaluar tu presupuesto y discutirlo con tu contable tu presupuesto está ajustado, puedes considerar delegar aquellas tareas que más se te dificultan o simplemente contratar servicio de consultoría para que se te guie en esas áreas que necesitas refuerzo. Siempre hay alternativas.

No tener paciencia

Este es uno de los puntos más intensos, porque la realidad es que la situación actual en la sociedad, nos lleva a quererlo todo para ayer. Y la realidad es que los resultados toman tiempo. Uno a 3 meses no son suficiente para determinar si un plan de marketing está funcionando. En ese periodo todavía estamos en aprendizaje, implementando diferentes estrategias para ver cuáles son las que son mejor aceptadas por la audiencia, al cuarto mes, comenzamos a ver resultados reales y al cabo de 6 meses a un año ya tenemos un plan completamente validado.

Ahora bien, siendo objetivos, el mundo digital está en constante evolución, lo que nos confirma que es muy posible que en esos 6 meses a un año todavía estemos haciendo ajustes y adaptándonos a las nuevas tendencias de ese momento. Lo que quiero decir con esto, es que seas paciente, evalúa los resultados frecuentemente, pero no de forma frenética, una vez a la semana o cada 2 semanas es suficiente.

No evaluar los resultados

Si haces publicaciones en las redes sociales, tienes un blog, un podcast, haces campañas de email marketing y no dedicas un momento para evaluar como fueron esas publicaciones, estás perdiendo el tiempo haciendo lo que sea que estés haciendo. Si no evalúas los resultados, ¿cómo sabes que realmente está funcionando? ¿Cómo sabrás que necesitas modificar? ¿En qué estás perdiendo el tiempo creando ese contenido?

Evaluar los resultados no se trata de un trabajo de 4 – 5 horas, se trata de un promedio máximo de 1 hora al mes donde ves las métricas de las diferentes estrategias que implementaste y las evalúas con las anteriores. Créeme, es la única forma de saber si lo que estás haciendo está funcionando.

Para culminar con este artículo quiero exhortar a que cuando hagas tu marketing, te detengas un momento y lo veas desde una perspectiva diferente con la mente fresca. Tomate un tiempo de descanso entre tareas y trata de ver si todos los puntos (estrategias y tácticas) de tu marketing se unen entre sí para lograr un mismo fin. De esta forma podrás identificar donde los puntos no se conectan y podrás corregir a tiempo antes de invertir más tiempo y dinero. Además, como proveedor de salud recuerda que debes hacer ver a tu paciente como un héroe, tú le das las instrucciones para que tenga el control de su vida, así él te verá como su guía, te seguirá refiriendo con otros mientras él disfruta de una vida saludable gracias a las soluciones que le brindaste.