Social Boost PR

¿Te has encontrado en la posición donde no sabes qué publicar? ¿Pasas horas navegando en las redes, Google, YouTube para ver si alguna idea llega a ti, para después ver como vas a implementarla para tu marketing? Incluso, ¿te ha pasado que sigues utilizando la misma idea una y otra vez? 

Quiero que sepas que no estás solo, todas las personas que creamos contenido, hemos estado en esa misma posición. No pasa nada, según yo y mi autoanálisis, estos momentos ocurren cuando estás quemado del trabajo y el resto de las responsabilidades. Mi solución, tomar un descanso, tener presente que está bien ponerse en pausa, recuperar energías y continuar. 

 

Ahora, ¿existe la posibilidad de evitar que las responsabilidades de nuestro diario vivir se vean afectadas por la procrastinación? 

Seguro que si, tener un plan de contenidos, es tu mejor amigo para estos momentos. 

Comenzaré por definirte lo que es un plan de contenidos, esto se refiere a un documento en el que reunirás todas las estrategias, acciones y tácticas que usarás para cumplir tus metas. 

 

Objetivos

Para esto debes tener unos objetivos claros y bien establecidos, mi primera recomendación es que tengas todo esto por escrito, lo que no se escribe, se olvida. Además, recuerda que estar en el mundo digital no se trata meramente de hacer publicaciones, simplemente por estar ahí, al final del día quieres: ser reconocido por más personas, aumentar las reservas en tu consultorio, tener un canal adicional para el servicio al cliente. Cualquiera que sea tu objetivo, está perfecto, para ello debes tener un plan de como lo vas a lograr y tener presente que la esperanza no es un método para alcanzar tus objetivos.  

 

El Buyer Persona

Por otro lado, ese plan de contenido debe tener definido cuál es ese cliente/paciente al que te estás dirigiendo. Imagínatelo en todos los aspectos, a continuación un ejemplo de un individuo: 

Sam es un hombre de 45 años, padre de 2 niños adolescentes y casado. Tiene un trabajo profesional con un ingreso entre 55K – 65K. Le gusta el deporte y se mantiene en constante actividad física como la bicicleta y pista y campo, por lo cual frecuenta dolores musculares. Tiene poco tiempo, pues su trabajo le toma en muchas ocasiones más de 8 horas y el tiempo libre lo quiere aprovechar para compartir haciendo deporte con sus hijos. Durante su día utiliza redes sociales como Facebook en momentos de óseo como el lunch y los breaks. Acostumbra a leer revistas de deportes como ESPN y negocio como Entrepreneur y Forbes. Utiliza marcas como: Tissot, Brooks, OnCloud, Boss, Calvin Klein, Clarks para vestir. Tiene un Iphone y una macbook pro para su trabajo y maneja una Tacoma.

Sus necesidades son: manejo de dolor, alimentación saludable

(Suponiendo que eres un quiropráctico) Tu solución disponible: ajuste, cupping, hidromasaje.

 

¡Aja! Ahora te estás preguntando; ¿para qué necesito todos esos datos? Sencillo, toda esta información la usarás para saber qué tipo de contenidos vas a crear con el que vas a capturar su atención y además, te servirá al momento de segmentar tu audiencia para los anuncios. Te puedo decir que con un cliente como este, el contenido ideal, sería compartirle que tipo de estiramientos puede hacer durante sus más de 8 horas de trabajo. Estiramientos para antes y después de cada tipo de deporte, en este en particular la bicicleta y pista y campo. También puedes compartir algunas recomendaciones básicas de alimentos que ayuden a recuperarse después del ejercicio. Hablar sobre como un ajuste, el cupping o el hidromasaje, puede ayudarle a recuperarse o sentirse mejor durante el día

Listo, ahí tienes al menos 1 mes de contenido. Este proceso, que describí anteriormente, es parte de lo que se conoce como el brainstorming.

 

Brainstorming

Luego de que ya tienes definido a quien le vas a hablar, y anotaste que tipo de contenidos puedes compartirle, viene la parte de buscar más ideas de contenidos. Para esto puedes apoyarte de Google, YouTube, las mismas redes sociales de Facebook e Instagram, bases de datos como answerthepublic.  Revisa los comentarios y preguntas que las personas han realizado en otros perfiles, para que tú compartas las respuestas en tus publicaciones. OJO, no queremos que pases tiempo demás en este proceso, así que determina un tiempo específico (30-60 minutos es más que suficiente) ni tampoco que copies el contenido de otros, solo que tomes ideas y anotes todo lo que encontraste. 

Ahh, no olvides revisar tu propio contenido, poder identificar cuáles han sido los que mejores resultados han dado es pieza clave. No es que sigas compartiendo una y otra vez la misma publicación (esa estrategia a la larga no funciona), sino que podría ser que utilices el mismo formato y le hagas pequeños cambios, abundes un poco más en el tema, etcétera. 

 

Ya que tienes estas 3 secciones bien elaboradas, es momento de plasmar todo de forma organizada, en este artículo te comparto como realizar tu plan de contenidos de forma completa.

 

Ahora bien, para continuar con el tema principal de este artículo, que es porque no tener este plan te está robando tiempo. Es sencillo, cuando te organizas, determinas tiempos para cada una de las tareas que esto conlleva y tomas notas durante el mes, puedes lograr tener un plan de contenido en menos tiempo. 

Probablemente, pasas algunos 45 minutos diariamente navegando para buscar ideas, 45 x 4 veces a la semana = 180 minutos o 3 horas semanas x 4 semanas al mes = 12 horas al mes, ¡nada más que viendo a ver que pones! ¿Sabes todo lo que puedes hacer en esas 12 horas y un poquito más?

1 (máximo 2) hora para hacer brainstorming

1 – 2 horas para organizar tus ideas

4-10 horas para elaborar/crear contenido

30 – 45 minutos para programar el contenido

30 – 45 minutos para evaluar resultados

 

¿Te parece que no tener un plan, te está robando tiempo? Toma acción ya y comienza tu plan de contenidos hoy mismo, no esperes a estar listo. 

“Esperar a un “momento mejor” o a “estar listo” es una autoestafa. Ahora mismo es perfecto para empezar.” – Raimon Samsó